Ruta de las Misiones… un recorrido para el alma


  • Situadas en medio del desierto entre la sierra y junto a cañadas de Baja California Sur, se mantienen en pie las primeras misiones de la Antigua California.


Nacionales
Reporte Escarlata
Turismo, Ciudad de México.- 1 de febrero del 2020- Situadas en medio del desierto entre la sierra y junto a cañadas, se mantienen en pie las primeras misiones de la Antigua California; esta ruta es un deleite para los amantes de la cultura e historia, pues recorrer donde se establecieron los misioneros españoles, jesuitas, franciscanos y dominicos para colonizar y evangelizar Baja California Sur volviéndose toda una experiencia.

A lo largo de la ruta que inicia en Nuestra Señora de Loreto Conchó, quedaran admirados con el retablo, crucifijo y otros seis óleos que se conservan intactos a pesar de las reconstrucciones efectuadas. Es considerada el primer templo misional, fundada en 1697 por el padre jesuita José María de Salvatierra; actualmente alberga el interesante Museo de las Misiones, que sin duda, los dejará boquiabiertos.
Continúa la ruta por La Misión de San Francisco Javier Vigge Biaundo, la cual es considerada la joya de las misiones de Baja California Sur. Fue fundada en 1699 por Fray María Píccolo, donde se encuentra un impresionante retablo barroco de madera tallada y chapada en oro, dedicado a su patrono San Francisco Javier. Al visitar la iglesia edificada en roca volcánica, en un pueblo fundado sobre un oasis, podrán contemplar la inhóspita Sierra de la Giganta.
Siguira la ruta hasta llegar a San Ignacio en la zona norte del estado, ahí podrán visitar La Misión de San Ignacio Kaddá-kaamán, una reliquia del siglo XVIII fundada en 1728 por Juan Bautista Luyando.
Cabe destacar, que durante más de siglo y medio, la tenacidad y temple de estos sacerdotes católicos, logró construir una veintena de misiones, de las que solo quedan unas cuantas en pie como; Santa Rosalía de Mulegé y San José de Comondú además de las ya mencionadas.
Alrededor de las misiones, crearon poblados permanentes donde se cultivaron palmeras de dátiles, maíz, trigo, caña, árboles frutales (como aguacate e higo) y rosales; de igual forma, introdujeron ganado y obtuvieron la autorización de la corona española para cultivar vid y olivo.

Share on Google Plus

About El Escarlata

0 comentarios:

Publicar un comentario